TEXTO.ALEJANDRO DE LA SOTA. MOVIMIENTO MODERNO

¿Son vigentes las viviendas unifamiliares del Movimiento Moderno? ¿Se puede vivir hoy en ellas? Desde esta perspectiva se estudian las casas del Movimiento Moderno Español, y en profundidad las de Alejandro de la Sota.

El modus operandi de Sota, sobre el que tanto se ha escrito, que busca la esencia del problema y es fiel a la verdad ¿tiene como consecuencia una arquitectura habitable en nuestros días? Las viviendas unifamiliares que construyó, que fueron soporte de investigaciones tecnológicas ¿siguen siendo casas que se usan como casas o están en peligro de extinción como tales? Tras la pista de respuestas, se hace un análisis crítico de la vivienda que construyó en Algete en 1974: la Casa Guzmán.

Se analiza el ayer y el hoy de la casa. Se estudia el lugar, la génesis de la idea, la materia y el resultado utilizando las fotografías y planos originales. Se profundiza mediante el redibujado de los mismos. En paralelo, se observa el estado actual en una visita realizada a la casa, a finales del 2014, de la mano de Enrique Guzmán hijo, actual propietario. De esta panorámica se extraen las claves del proyecto, y con ellas la esencia de la arquitectura de Sota.

Durante la lectura crítica de la casa Guzmán, el morador se topa con la particular relación exterior- interior; ensanchados umbrales convertidos en verdaderas estancias tornadizas. Se repasa aquel dibujo que interpreta las palabras de Saarinen y que Sota utilizó para explicar la casa Domínguez, culminación de una idea ya tanteada en la Casa Guzmán. La casa es una caracola, se abre y se cierra sobre si misma, se vive desde dentro hacia fuera y viceversa, encontrándose o escondiéndose con total naturalidad con el paisaje, enmarcado, subrayado o como telón de fondo. La Atalaya, el dipolo ligero- pesado o las circulaciones abiertas son otras de las propiedades de la arquitectura de Sota presentes en la casa que se analiza. Un hilo imperecedero teje todas ellas; arquitectura como medio para estar bien.

Para descifrar la vigencia de esta casa como casa, se estudia el lugar, el clima, el aire y la materia, como medidores de la validez de una vivienda unifamiliar. Aunque ciertas características coyunturales han permitido la vigencia de la Casa Guzmán, su validez radica en el modo de proyectar practicado por Sota, inherente y fiel a su pensamiento. Radica precisamente en ese hilo inmarcesible, siendo un valioso regalo para quien sabe descifrarlo. Este estudio es solo el primer paso en la investigación de la vigencia de las casas como casas, en la búsqueda de confirmar teorías o encontrar otras nuevas.